ABUELIDAD

                                                                             

                                                                                                                                    16/05/21.

ABUELIDAD

 

            Reivindico esta palabra con todas mis fuerzas. No solo el término, que me parece apropiado y precioso, sino el concepto. Abuelidad es a la relación entre abuelos y nietos, lo que paternidad y maternidad entre padres e hijos. Parece mentira que una idea tan importante no esté recogida en nuestro diccionario con sus correspondientes vocablo, definición y acepciones.

            Este hermoso vínculo abuelos/nietos está en peligro de extinción en nombre de las necesidades del sistema, pese a que muchos estudios resaltan la importancia de los abuelos en la socialización de los nietos, en la transmisión de valores, en la construcción de la personalidad, en el equilibrio emocional. Pero hace falta invertir tiempo en esta fusión amorosa y tiempo es precisamente lo que no hay en esta enajenada carrera hacia delante en la que vivimos.

            De esta simbiosis afectiva los abuelos salimos igualmente beneficiados, justo en unos momentos de cambios vitales cruciales. La jubilación, la viudedad, la pérdida de familiares y amigos próximos o  la aparición de enfermedades graves, se ven compensadas con este emotivo lazo que hacen que nos sintamos útiles y aumenten nuestras ganas de vivir. Una segunda oportunidad sanadora, una inyección de moral.

            Pero los engranajes sociales no van por ahí. Al contrario. Lo viejo no está de moda, la arruga no es bella, lo ajado es feo, incómodo, molesta. Además, la producción y el consumo obligan a los padres -víctimas también- a un activismo desaforado que no les deja tiempo para atender a los abuelos. Las residencias de ancianos se han creado para invisibilizar este doble problema.

            Mi madre, con ese desparpajo natural que tenía para hablar en pasiva cuando veía cortar las barbas de sus vecinos, nos repetía a menudo

- ¡Qué poca vergüenza los hijos de fulanita, la han metido en una residencia. Con lo que esa mujer ha luchado por ellos!


Comentarios

  1. La abuelidad es un lujo al alcance de pocos. Gracias Antonio

    ResponderEliminar
  2. Ejerciendo de abuelo ando yo. ¡Qué suerte tengo de poder estrecharlos entre mis brazos ya con mis dos pinchacitos!

    ResponderEliminar
  3. https://daniellebrato.com/2021/05/25/arte-de-llamar-a-lo-que-venga/

    ResponderEliminar
  4. Genial como siempre Antonio, si, habría que reivindicarlo y ponerlo en MAYUSCULAS en el diccionario español.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Antonio, súper bonitoo🙏🏾🌈💙..si este sistema k llevamos de consumismo y productividad, para poder atender lo k verdaderamente es importante, la familia, amigos...vivir

    ResponderEliminar
  6. Bonito amigo...y verdades como puños!!Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL MAGO

CÁNCER A LA CARTA